5 trucos infalibles para aprender a cocinar

Si cuando ves una receta o los fogones de la cocina te entran escalofríos, estos consejos te interesan!

CUINA.CAT

03/03/2021

En el mundo hay pocas Carme Ruscalleda, Ferran Adrià, René Redzepí y Najat Kaanache. Estos chefs han llevado la cocina a niveles estratosféricos y, quizás, han creado unas expectativas que no se corresponden a las capacidades del común de los mortales. Sea como fuere, como cualquier persona, ellos y ellas tuvieron que aprender a cocinar, de enfrentarse a la sartén, a la plancha, al horno y al microondas. Si estás en este estadio de la vida, aquí tienes cinco consejos y trucos que te ayudarán a aprender a cocinar y, quién lo sabe, ¡convertirte en la próxima estrella de la gastronomía!

01 Fent una truita

Fent una truita

No te flipes

Si apenas sabes batir los huevos, no pretendas hacer una esferifación o una espuma a la primera de cambio. Empieza por abajo y hasta que no seas capaz de hacer un huevo frito sin pegar un salto cada vez que estalla un poco de aceite, no te atrevas con las croquetas. En definitiva: empieza con recetas sencillas y, cuando tengas más confianza, complícalas un poco más, ya sea añadiendo ingredientes diferentes, combinando varias cocciones o atreviéndote a copiar un guiso de tu abuela.

Tienes que saber que...

  • Cuanto más rato batas los huevos, más aire incorporarás a la mezcla y, por lo tanto, más esponjosa quedará la tortilla (pero no te pases de cocción o quedará como una suela de zapato.
  • Si mezclas huevos y harina para rebozar, pon un poco de cerveza y déjalo cinco minutos en una superficie un poco caliente (un radiador encendido, por ejemplo, si es invierno). El rebozado te quedará mucho más bueno!
  • Cuando hagas una tortilla de patatas, cuece bien la cebolla (porque nosotros somos firmes defensores de la tortilla de patata con cebolla!) y deja que caramelice (puedes poner un poco de azúcar).
02 Plats de l'àvia

Plats de l'àvia

Imita a tu abuela

Verdad que los guisos y los platos de tu abuela te parecen los mejores del mundo? Pues si tienes la suerte de tenerla cerca, deja que te enseñe a cocinar! A ver, que todos sabemos que te dirá "esto lo hago a ojo" o "un poco de esto y de aquello", sin concretar mucho, pero aprenderás las técnicas básicas de la cocina y tendrás una base perfecta por enfrentarte a un recetario más completo y variado.

Tienes que saber que...

  • Respetar el tiempo es fundamental para triunfar en la cocina. Los guisos tienen que cocer a fuego muy lento y un sofrito que se prepara en 5 minutos no tiene nada que ver con un sofrito que ha estado cociendo una hora a fuego bajo (y ya no digamos un sofrito que sacas directamente de un bote).
  • ¿Quieres hacer croquetas? Haz la masa, déjala reposar un buen rato (entre otras cosas, para no quemarte), forma las croquetas, rebózalas y déjalas reposar un rato más antes de freírlas (o congélalas). ¿Ves como el reposo, el tiempo y la paciencia son fundamentales?
  • Si una cosa nos ha enseñado la cocina de nuestras abuelas y madres es que no se tiene que derrochar nada. Las croquetas y los canelones son uno de los mejores ejemplos de cocina de aprovechamiento que podemos encontrar!
03 Congelador

Congelador

Enamórate del congelador

Es evidente que la comida acabada de hacer suele ser más buena, a pesar de que también es cierto que algunos platos y guisos mejoran mucho si los preparamos de un día para otro. E igual de cierto es que no siempre tenemos todo el tiempo que queremos para cocinar y acabamos haciendo platos tan fáciles y aburridos que dejamos pasar la oportunidad de convertirnos en chefs de primera categoría. Por eso, lo mejor es dedicar una tarde a la semana a cocinar y aprovechar el congelador para algo más que para acumular helados y cubitos: muchas recetas se pueden congelar (croquetas, canelones, carne, pescado...) y así puedes hacer más cantidad, congelar lo que sobre y no tirar nada de nada.

Tienes que saber que...

  • Las salsas y los acompañamientos (excepto si llevan patata) se pueden congelar fácilmente. Haz raciones y así lo tendrás a punto cuando te haga falta.
  • Para descongelar los alimentos siempre es mejor hacerlo en la nevera. De este modo, el cambio de temperatura no es tan brusco y conservan más bien la textura y el sabor. Por lo tanto, planifica un poco qué comerás y descongela lo que haga falta el día antes.
04 Tot endreçat

Tot endreçat

Huye del caos

Si no te organizas bien, lo más probable es que la cocina acabe pareciendo un campo de batalla, cuando acabes. Organízate bien. Lee la receta (o repásala mentalmente), ten a punto todos los ingredientes que necesites y procura ir limpiando u ordenando lo que ya no tengas que usar más. Hay recetas que necesitan acciones concretas en momentos muy concretos y, si tienes la cocina hecha un desastre y no lo tienes todo a mano y a punto, puede pasar el momento y la receta ya no te quedará tan buena.

Tienes que saber que...

  • Las recetas no son una verdad absoluta e inamobible. Hay algún ingrediente que no te gusta o que no tienes a mano? Por qué no lo cambias por otro? La mayoría de veces, a no ser que estés sustituyendo el ingrediente principal de la receta, no hará falta que alteres ni los tiempos ni las cantidades.
  • Una buena manera de sustituir la sal es recurrir a las especies, que dan gusto y potencian el sabor sin poner en riesgo la tensión arterial.
  • Si una receta no te sale a la primera, procura entender qué ha fallado y cómo se puede solucionar. Y vuélvelo a intentar. Para aprender, muchas veces nos tenemos que equivocar. Lo importante es no rendirse nunca!
05 Fes servir el forn

Fes servir el forn

El horno no es un armario más de la cocina

Algo raro tiene el horno, que muchas veces se acaba convirtiendo en el armario donde guardamos las bandejas. Hay gente que mete las bandejas y no las vuelve a sacar nunca más, pero el horno es un electrodoméstico que tiene tantas ventajas que no nos los acabaríamos nunca. Permite cocciones largas con temperatura controlada, se pueden hacer pasteles dulces y salados y platos de carne y de pescado, y permite una cocción más uniforme, de forma que, en la mayoría de casos, la comida queda más sabrosa y buena.

Tienes que saber que...

  • Si cueces masas, pasteles o cortes gordes de carne, la temperatura es un elemento que tienes que tener en cuenta sí o sí. Por eso, te será muy útil disponer de una sonda o de un termómetro que te permita saber la temperatura del interior, que suele ser más baja que el exterior.
  • Juega con la intensidad del fuego o con la temperatura del horno. Si es demasiado alta, la comida te quedará quemado por fuera y crudo por dentro.
  • Si cueces algo al horno, procura abrir la puerta lo mínimo indispensable (y si haces pasteles, ni se te pase por la cabeza abrirla hasta que pase el tiempo que marque la receta!). Así evitas que el interior del horno pierda temperatura y se interrumpa la cocción.
Portada Cuina 248

SALSAS ORIENTALES. EL PODER DEL UMAMI

  • Todo el que te hace falta para ser un 'foodie' de verdad
  • Janina y Xavi Rutia

UN AÑO DE CUINA POR SÓLO 49,90€

SUSCRÍBETE

Números atrasados

© Som * La cultura de tots. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto