La manzanilla y sus secretos

10 puntos que tienes que conocer sobre esta hierba culinaria

Licor de manzanilla

Licor de manzanilla

  1. La manzanilla es una planta herbácea de flores blancas y muy aromáticas con los pistilos de color amarillo intenso, muy parecido a la margarita, que crece de manera silvestre en terrenos cultivados.

  2. La manzanilla a menudo se toma como infusión, hirviendo agua caliente y echándola sobre las flores (normalmente, secas) y dejando que se infusionen, para después colar el agua restante.

  3. En la cocina, el agua de la manzanilla la podemos usar como agua saborizada en cualquier receta donde pongamos agua, por ejemplo, para hervir un arroz. También podemos hacer una leche o una nata infusionada con manzanilla y darle varios usos, como por ejemplo una crema catalana hecha con sabor de manzanilla o unas trufas con aroma de manzanilla.

  4. También podemos usar las flores secas cómo si fueran cualquier otra hierba culinaria (orégano, albahaca, menta) y añadirlas, por ejemplo, a los ingredientes de unas galletas o unas magdalenas.

  5. La manzanilla la podemos adquirir en forma de flores frescas (una forma poco usual), en forma de flores secas o en forma de bolsitas para hacer las infusiones (la forma más habitual), que se encuentran en grandes superficies o en los mercados.

  6. Normalmente, cuando se prepara en infusión, la manzanilla se mezcla con menta o hinojo, puesto que son dos hierbas que potencian los beneficios.

  7. Los beneficios principales de la manzanilla son que calma los nervios, combate alergias e inflamaciones oculares, aligera los espasmes musculares, alivia la acidez estomacal y las náuseas, y ayuda a aliviar los dolores estomacales.

  8. Las flores de manzanilla frescas, por ejemplo, se pueden añadir a una ensalada, a una sopa o a una bebida. Del mismo modo, se puede usar el óleo esencial que se extrae para complementar alguna receta.

  9. De la manzanilla, como aromatitzant o formando parte de la receta (como infusión o de manera directa), podemos hacer cremas, helados, confituras, caramelos, trufes, rellenos de bombones o incluso aires.

  10. Podemos guardar la manzanilla seca mucho tiempo (seis meses) sin que pierda las propiedades. Las flores frescas duran un día o dos, como mucho, y la mejor manera de conservarlas, si no las queremos consumir frescas, es secándolas (sobre un trapo, por ejemplo) a temperatura ambiente una semana, aproximadamente, porque nos duren mucho más tiempos.

281CUINA Portada

TODO EL SABOR DEL VERANO!

  • Todo el que tenéis que saber para estar al día
  • Maria Solivellas

UN AÑO DE CUINA POR SÓLO 49,90€

SUSCRÍBETE

Números atrasados

© Som * La cultura de tots. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de: