Patatas fritas 'de vicio'

¡Os contamos unos cuantos trucos para triunfar con las patatas fritas!

CUINA.CAT

18/09/2019

Las patatas fritas son una tentación a la cual poca gente sabe resistirse. Pero, a pesar de que son sencillas de hacer, hay que tener en cuenta una serie de factores. Para empezar, no todas las variedades de patata son óptimas para freírlas. Además, es importante saber qué tipos de corte hay, cómo se tienen que cocer para obtener una textura ideal y cómo las podemos condimentar. Si seguís estos consejos, ¡seréis los reyes de la patata frita!

Patatas fritas

Patatas fritas Thinkstock

Selección, corte y cocción

  • Las mejores variedades de patata para freír son las que tienen la carne amarillenta y una textura harinosa. Escoged la Monalisa, la Mondiale, la Agria, la Claustar, la Spunta, la Early Rose, la Bintje o la Carpentier.
  • Hay varios tipos de corte. Desde la versión más fina (las patatas paja) hasta el corte Pont Neuf, de 6 cm de largo por 1 cm de ancho, pasando por las mignonnettes, no tan gruesas. Nuestra recomendación es que hagáis láminas de medio centímetro y después hagáis bastones con ellas.
  • Para hacer las patatas tipo chip, utilizad una mandolina, un utensilio que os permitirá que las láminas os queden muy finas.
  • Para que no se peguen ni se reblandezcan al cocerlas, dejad las patatas un rato en un bol con agua muy fría. Después escurridlas y ponedlas sobre un papel de cocina o un trapo de algodón, que absorberán el agua.
  • Si usáis freidora, tened en cuenta que la cesta no tiene que estar del todo llena. De este modo todas las patatas se freirán de manera uniforme.
  • Si queréis que os queden muy crujientes, aseguraos que el aceite esté bien caliente, a unos 180º. Freídlas en cantidades pequeñas y en dos tandas: una a fuego más bajo para que se ablanden y otra a fuego fuerte para que adopten un color dorado y queden crujientes por fuera. En el caso de las patatas chip, cocedlas una única vez a fuego fuerte entre 1 y 2 minutos.
  • Para que os queden menos grasientas, hacedlas en el microondas o al horno, rociadas con aceite, cociéndolas en pequeñas cantidades y separadas entre sí para que no se adhieran ni se ablanden. En pocos minutos las tendréis a punto.
Patatas fritas con salsas

Patatas fritas con salsas Thinkstock

Salsas y condimentos

  • Acompañad las patatas fritas con una buena salsa. Si os gustan los sabores más intensos, apostad por la salsa brava, la barbacoa o la mostaza; si preferís una salsa más suave, optad por la mayonesa o el kétchup. Una posibilidad muy nuestra y deliciosa es el alioli. Recordad que, una vez hayáis echado la salsa en el plato, no tenéis que tardar en comeros las patatas, puesto que podrían reblandecerse.
  • La sal se tiene que poner al final y es preferible utilizar sal gruesa. Pero la lista de ingredientes con los que podéis condimentar las patatas es casi interminable: curri, pimienta blanca o pimentón, pimienta de cayena, nuez moscada, tomillo, orégano, romero...

© Sàpiens Publicacions. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto