Preparación

Preparación

  1. Si se ha optado por lechuga romana o francesa, cortarla, lavarla y secarla muy bien, en una centrifugadora si puede ser. Si se ha optado por una mezcla de lechugas ya preparada, en bolsa, no hace falta hacer este paso.
  2. Lavar bien los higos y, sin pelarlos, sacarles el pedúnculo.
  3. Cortar la mozzarella en láminas.
  4. Hacer una vinagreta mezclando bien tres partes de aceite por una de vinagre balsámico.
  5. En una bandeja, poner una base de lechuga y aliñarla con la vinagreta. Encima, poner la mozzarella cortada, los higos cortados y un poco de sal gruesa, y acabarlo con el granito de almendra.

El consejo

  • ¿Sabíais que los higos frescos contienen mucha vitamina C? Este nutriente es imprescindible para que nuestro sistema inmunitario funcione bien y pueda luchar contra los gérmenes o los virus. Los higos secos, en cambio, no contienen nada de vitamina C, pero son mucho más ricos en calcio, que nos ayuda a tener unos huesos muy fuertes.
  • Si se prefieren los quesos más sabrosos, en lugar de usar mozzarella, se puede poner un poco de queso de cabra desmenuzado o un poco de manchego. También combinan muy bien con el gusto dulce de los higos.

© Sàpiens Publicacions. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto