10 trucos para evitar que la fruta y la verdura se echen a perder

Os explicamos cómo conservar la fruta y la verdura como es debido

CONSERVAS

24/05/2018
Fruta y verdura

Fruta y verdura Thinkstock

Trucos

  1. Vaciad el cesto lo más pronto posible y guardad los alimentos en un lugar oscuro y fresco.
  2. Aseguraos de que la temperatura de la nevera está entre 3 y 5 ºC para que la comida esté fresca pero no congelada.
  3. Lavad los vegetales justo antes del consumirlos. No es recomendable guardar las frutas y verduras ya lavadas, puesto que ello acelera el proceso de descomposición.
  4. Organizad las frutas y verduras. No todas se pueden poner juntas. Algunas frutas, como el plátano, producen gas etileno, que hace que las frutas y verduras de su entorno maduren más rápidamente.
  5. No pongáis toda la fruta y verdura en la nevera; algunas, como las patatas, las cebollas, los tomates, la calabaza y las naranjas tienen que estar a temperatura ambiente. En cambio, las frambuesas, las fresas, los higos, la lechuga, la remolacha o la escarola, entre otros, siempre conservadlos en la nevera.
  6. Retirad rápidamente cualquier pieza que se empiece a echar a perder.
  7. Conservad siempre las zanahorias cubiertas de barro y envueltas en papel de diario o dentro de una bolsa de papel. Así no se reblandecerán y conservarán su textura crujiente característica.
  8. Los tomates, intentad no ponerlos en la nevera porque pierden mucho sabor. Si no, lo que podéis hacer es sacarlos de la nevera un rato antes de cocinarlos.
  9. Guardad siempre en recipientes cerrados las verduras o frutas que os sobren para que no les toque el aire.
  10. ¡No tiréis las que estén maduras! Se pueden usar para hacer mermeladas, helados, conservas…
Llimones en conserva

Llimones en conserva

Conservas

Dominar el arte de las conservas es uno de los secretos para disponer de determinados productos de temporada todo el año. Cuando acaba el verano y, según la tradición del campesinado, es uno de los momentos óptimos del año para elaborar conservas caseras con los excedentes de fruta y verdura de los meses más soleados. Si queréis elaborar conservas en vuestra casa, tenéis que esterilizar los botes y tener en cuenta que las tapas tienen que estar en condiciones óptimas.

  • Lo más aconsejable es que uséis botes pequeños, de 125 a 250 g. Son los más prácticos.
  • Se pueden reutilizar envases comerciales, pero os recomendamos que compréis las tapas en tiendas especializadas o por Internet, puesto que las reutilizadas pueden tener óxido y echar a perder la conserva.
  • Para esterilizar los botes se tienen que hervir unos 10 min a 100 ºC.
  • Una vez esterilizados la tapa y el recipiente, el método más popular es llenar el bote hasta 1 cm de la parte superior, taparlo y hervirlo al baño maría 50 min a 90 ºC.
  • Después de la cocción es conveniente girar los botes boca abajo, para que hagan el vacío, y dejarlos en un lugar oscuro y ventilado. Así, también se detecta si hay algún bote mal cercado, porque suelta jugo.
Mermeladas

Mermeladas Thinkstock

Mermeladas

Una de las técnicas más populares para conservar los excedentes de fruta (y también de verdura) es la mermelada o la confitura. Es una opción sabrosa, saludable y muy sencilla de hacer. Os la explicamos en cinco pasos:

  1. Cortad la fruta a vuestro gusto, en trocitos pequeños o más grandes, y añadidlos a una olla ancha con azúcar. Si queréis, podéis añadir un poco de zumo de limón. Removedlo con una cuchara de madera para que la combinación quede muy mezclada.
  2. La cantidad de azúcar depende de vuestras preferencias; hay personas que ponen mitad fruta y mitad azúcar; otras, la mitad del peso de la fruta en azúcar. Podéis usar azúcar blanco refinado, pero también de caña, melaza, miel o estevia. Incluso podéis sustituir parte del azúcar por canela en polvo y así rebajar la aportación calórica de la mermelada.
  3. Para que la mermelada o la confitura cuajen, añadid pectina, un agente espesante. Podéis comprarla directamente o aprovechar las frutas ricas en pectina para incorporarlas y que actúen en este sentido. La manzana es la que tiene más y se debe incorporar con piel, que es donde hay más pectina.
  4. Dejadlo a fuego suave durante 30 min y, cuando empezéis a notar que la mezcla adquiere espesor, verted la mermelada en botes de vidrio y ponedla al baño maría unos 10 minutos.
  5. Dejad enfriar el bote dentro de la olla, ¡y ya tenéis vuestra mermelada casera!

¿Queréis ideas para hacer mermeladas? ¡Pues probad a hacerla de melocotón y mango, de limón o de sandía!

© Som * La cultura de tots. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto