Calçots de Valls: mucho más que cebollas tiernas

Son uno de los productos más populares de Cataluña y uno de los más internacionales. Los de Valls, además, son los más tradicionales

Calçot de Valls

Calçot de Valls

Una de las fiestas que abre año tras año el calendario gastronómico de Cataluña es la Calçotada de Valls, que se celebra a finales de enero en la capital del Alt Camp. Es el mejor momento para disfrutar de los calçots, uno de los productos más populares de casa nuestra y uno de los más conocidos en todo el mundo. Los de Valls, además, son los más tradicionales, gracias a sus calçotades y a su larga historia en la producción, que los ha merecido el reconocimiento de la Indicación Geográfica Protegida.

Los Calçots de Valls se cultivan siguiendo técnicas tradicionales que se alargan durando casi un año, y destacan por su dulzura, por la medida y por el número de calçots que se obtienen por cada cebolla: entre 4 y 7. La longitud de la pierna blanca es de entre 15 y 25 cm. Unas calidades ideales para degustarlos asados a la parrilla, sobre una buena brasa, y mojados con salsa romesco o salvitxada.

Un detalle importante: los calçots de la IGP sólo pueden ser aquellos que se cosechan entre el 1 de noviembre y finales del mes de abril del mes siguiente.

© Sàpiens Publicacions. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto