4 cosas que no sabíais de las Buffalo Wings

Las curiosidades de uno de las comidas más consumido en los Estados Unidos de América

'Buffalo wings'

'Buffalo wings'

Origen "legendario": Cómo ya sabéis, en Estados Unidos son unos maestros para sacar historias de la nada. Extraño es que todavía no hayan hecho ninguna película sobre el tema... Explica la leyenda que un día, a Buffalo, un pueblo de Nueva York, al restaurante Anchor llegó una carretilla de alitas por error. Teressa Bellisimo, la propietaria del local, preparaba su peculiar salsa de espaguetis con cuello de pollo. Ante la equivocación del repartidor, Teresa decidió que en vez de lanzar las alitas podía mezclarlas con las especies de la salsa y añadir algún complemento más. De esta forma podría inventar un aperitivo que por los clientes fuera algo único, divertido, y muy ptingodo. El que podría haber sido un desastre se convirtió en uno de los imprescindibles de la gastronomía americana.

 

La clave es a las especies (y el picante): Para que unas Buffalo Wings sean dignas del país de Elvis necesitan estar bien especiadas. Cada cual tiene su receta y las prepara de una forma u otra pero lo que no puede faltar nunca a unas buenas alitas de Buffalo son pimienta dulce, xile y sal. Es importante que la cantidad de chile sea generosa (pero tampoco excesiva) para conseguir el picante intenso y característico del plato del Estado neoyorquino.

 

La Superbowl: No sólo es la gran fiesta del deporte nacional (y mundial) sino que también es un día para batir records. Más allá de las audiencias, el día que se celebra la Superbowl, mientras se ve el partido es tradición comer unas buenas aletas en el estilo de Buffalo. Se estima que se comen hasta 1.39 mil millones de aletas de pollo sólo en una noche. Si lo hace tanta gente será que vale la pena probarlas...

 

La salsa y los complementos: Unas buenas Buffalo Wigs no son de Buffalo si no traen una buena salsa. Aquí, eso sí, se tiene que diferenciar entre la salsa para mojar las alitas y la que se usa para mezclarlas antes de servirlas, hecha con mantequilla y salsa Lousiana o tabasco. Por otro lado, cuando se sirven las alitas se tradición rodearlas de trozos de apio, zanahoria y un bol de salsa agria o de queso azul. Toda una bomba de sabores y calorías...

© Som * La cultura de tots. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto