Cómo elegir, conservar y cocinar los espárragos

Ahora que ya estamos en plena temporada de espárragos, ¡os dejamos unas cuantas recomendaciones para que los utilicéis correctamente!

Espárragos / Thinkstock

Espárragos / Thinkstock Thinkstock

La primavera es una estación de buenas noticias. Una de ellas es la llegada de los espárragos, esa hortaliza tan versátil que tanto puede servirnos para hacer una tortilla como para preparar una crema, un 'suquet', un 'risotto' o una sopa. Además, son muy saludables, conocidos por su efecto diurético y sus propiedades antioxidantes.

  1. Tened en cuenta que hay varios tipos de espárragos. Los blancos crecen bajo tierra, tienen un regusto dulce y una textura tierna; los verdes son de la misma especie que los blancos pero se cultivan en contacto con la luz del sol y tienen más antioxidantes; los silvestres crecen en los bosques y destacan por la intensidad de su sabor.
  2. Los mejores espárragos (los mejores productos en general) son los de temporada. La de los espárragos, hortaliza de primavera, empieza en el mes de marzo y acaba en junio.
  3. También es aconsejable que consumáis espárragos de proximidad. En este sentido, hay que decir que Cataluña es tierra de espárragos, con mención especial para la comarca del Baix Llobregat.
  4. Para comprobar el grado de frescura de los espárragos, aseguraos de que la punta está bien cerrada y de que el tallo es recto y firme.
  5. No los tengáis sin consumir durante mucho tiempo, puesto que se trata de una hortaliza muy delicada que con el paso de los días se vuelve dura y fibrosa. De todas maneras, para prolongar el tiempo de conservación podéis dejarlos en la nevera envueltos con un papel húmedo. Así conseguiréis que no se sequen tan rápidamente.
  6. Si el espárrago que habéis comprado es demasiado fibroso, escaldadlo durante dos minutos en agua hirviendo y marcadlo a la plancha.
  7. ¡Los espárragos son muy versátiles! Podéis prepararlos a la brasa, rellenos, rebozados, laminados finamente, aliñados como el carpaccio, en escabeche, en arroz...
  8. Armoniza muy bien con lácteos (mantequilla, parmesano, salsa holandesa...) y con sulfurosos (huevos, crustacios, ajos...). ¡Sed imaginativos!
  9. Aprovechadlo todo del espárrago, incluso las partes más duras. Podéis hervirlas y hacer una crema.
  10. Probad a hacerlos dulces, en forma de mermelada, en una pannacotta o con fresas.
  11. Si a los pequeños de la casa no les gustan los espárragos, probad a presentarlos de forma atractiva. Os sugerimos dos opciones: acompañadlos con jamón y queso o rebozadlos.
  12. Si queréis ideas de platos elaborados con espárragos, ¡consultad este recetario!

© Sàpiens Publicacions. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto