Preparación

  1. Batir las yemas con el azúcar en un bol hasta que este quede disuelto e integrado en la mezcla.

  2. Calentar por otro lado la leche y cuando alcance los 45ºC de temperatura, agregar la mezcla anterior. Remover bien sobre el fuego hasta espesar.

  3. Con la mezcla bien homogénea, apartar del fuego para verter el aceite. Mezclar hasta disolverlo. Añadir la miel y volver a mezclar.

  4. Depositar en otro bol y dejar enfriar.

  5. Congelar la crema una vez fría durante un mínimo de 5 horas. Es importante remover la crema congelada cada hora para evitar cristales de hielo y garantizar la cremosidad del helado resultante.

  6. Dejarlo atemperar antes de servirlo con un buen “aliño” de crema balsámica de Módena y un poco de azúcar, ambos a modo de contraste y de decoración.

© Sàpiens Publicacions. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Receptes by CUINA utiliza 'cookies', tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística y facilitar el acceso y la navegación a sus usuarios. Más información Acepto