Preparación

  1. Poner en un bol la harina y la mantequilla cortada en dados. Añadir el huevo, el agua y la sal. Mezclarlo hasta obtener una masa homogénea, pero trabajando la masa para que los ingredientes queden bien integrados. Envolver la masa con papel film y ponerla en la nevera durante 2 horas.
  2. Pasado el tiempo, extender la masa con la ayuda de un rodillo y cubrir con la masa un molde bajo de 24 centímetros de diámetro (yo pongo en el fondo del molde papel de horno para evitar que la quiche se enganche). Pinchar la masa varias veces con un tenedor para evitar que se hinche en el horno. Poner el molde en la nevera 20 minutos. Pasado el tiempo, recortar lo que sobre de masa de los bordes y hornear durante 12 minutos a 200 ºC, con calor arriba y abajo. Reservarla.
  3. Sacar la capa exterior de los calçots y cortar las hojas. Utilizar solo la parte blanca para preparar el relleno. Cortarla en trozos pequeños.
  4. Poner un chorro de aceite en una sartén honda y sofreír los calçots con un poco de sal durante unos 15 minutos, hasta que queden blandos.
  5. En un bol, batir los 2 huevos. Incorporar la nata, un poco de sal, una pizca de nuez moscada, el queso brie cortado en dados y los calçots cocinados.
  6. Verter el relleno sobre la masa y hornearlo unos 20 minutos a 200 ºC, con calor arriba y abajo. Es probable que haya que ajustar el tiempo de horneado, puesto que cada horno es un mundo.

La quiche se puede servir con una ensalada para obtener una comida o una cena completa.

© Sàpiens Publicacions. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Receptes by CUINA utiliza 'cookies', tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística y facilitar el acceso y la navegación a sus usuarios. Más información Acepto