Preparación

Preparación

  1. Limpiar las anchoas. Desalarlas bajo un chorro de agua fría, un buen rato. Separar los filetes de las espinas. Poner los filetes en una bandeja, cubiertos de aceite de oliva. Sumergir las espinas en leche, como mínimo 30 minutos.
  2. Cortar los tomates y la mozzarella en lonchas.
  3. Desmenuzar las nueces.
  4. Secar bien las espinas de anchoa con un poco de papel de cocina, enharinarlas y pedir ayuda a un adulto para freírlas, en aceite abundante, durante un minuto. Tienen que quedar tostaditas.
  5. Cortar las anchoas en trocitos.
  6. Para el aceite de albahaca: triturar el aceite con las hojas de albahaca.
  7. Hacer capas de tomate, anchoas, nueces picadas y queso, como si fuera una torre.
  8. Aliñarlo con el aceite de albahaca y acabarlo con las espinas de anchoa.

El consejo

  • Para tener los huesos fuertes y sanos, al comer pescados pequeños, como anchoas o sonsos, es recomendable aprovechar para comer las espinas. ¡Son muy ricas en calcio!
  • Si os gustan las hierbas aromáticas, se puede añadir un poquito de orégano. Combina muy bien con el tomate y la mozzarella.

© Som * La cultura de tots. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto