Al Semproniana ya hace años que hacemos un menú especial denominado 'Cenar a precio de edad'. Un menú de degustación de cinco platos que, si tienes menos de 30, pagas los años que tienes. Si tienes 15 años, pagas 15 euros, y si tienes 29, pues 29 euros. Sencillo y claro.

Ideé este menú para intentar dar una opción a los jóvenes, porque estoy harta de sentir a decir que no los gusta comer, que siempre optan para ir a McDonald's, que no tienen sensibilidad gastronómica....y no sé cuántas sandeces más. No hay un palmo de limpio en todo esto, porque la única verdad es que todo ello es una cuestión de bolsillo. Los jóvenes que estudian o que empiezan a desarrollarse en el mundo laboral van cortos de bolsillo. Y los restaurantes somos caros, en general. Por eso no van, si no estaríamos plenos de jóvenes. No lo dudo!

Al Semproniana hagamos esta apuesta y observo que sí que los gusta comer bien. Y punto.

Uno del platos que se puede probar en este menú es el atún con lima y cacahuetes picants.

Preparación

  1. Marcar un taco de atún a la plancha y cortarlo en lonchas, de forma que quede tostado por fuera y poco hecho por dentro.
  2. Acompañarlo con una base de tomate pelado y cortado pequeño.
  3. Para hacer la salsa, se debe mezclar la miel, la lima, el aceite de cacahuete y la xantana, y batirlo hasta que quede muy ligado.
  4. Para dar un toque de picante, se pueden añadir unos cacahuetes rebozados con polvo de wasabi.

Notas

  • La miel de acacia es más suave y más blanca que los otros tipos de miel. Cuesta mucho que granule y es muy agradable para combinar.
  • La xantana es un gelificante natural que procede del azúcar de maíz. La gracia de este gelificante es que no hace falta calor para espesar, se puede hacer en frío y gelifica todo aquello que toca. Es decir, que si queremos hacer una "mayonesa" para intolerantes al huevo y a la lactosa, solo con un poco de xantana batida con aceite y sal ya tendremos una salsa fría de aceite, que se asemejará a una mayonesa (con un poco de buena predisposición)...
  • La xantana, pues, tiene múltiples aplicaciones en la cocina, y en esta receta va bien para dar consistencia a la lima y a la miel. Pero se debe vigilar mucho con la cantidad, porque, si nos pasamos, cogerá una textura de "moco" nada agradable.

© Sàpiens Publicacions. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Este sitio web utiliza 'cookies' propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y, también, el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si usted continúa navegando, acepta la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para, si así lo desea, impedir que éstas sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que esta acción podría ocasionar dificultades de navegación de la página web. Más información Acepto