Preparación

  1. Separar medio litro de agua fría. Vaciar la gelatina en polvo en un bol, y del medio litro de agua fría sacar una tacita para disolver la gelatina.
  2. Verter el resto del agua en un cazo hasta que hierva. Retirarla del fuego y verterla en el bol con la gelatina ya disuelta. Remover bien.
  3. Añadir al bol las dos bolsitas de infusión y el edulcorante y dejarlo reposar un rato. Mientras tanto, lavar la mitad de las fresas, cortarlas en láminas y espolvorear con un poco de edulcorante.
  4. Cuando la infusión esté lista, distribuir con la ayuda de un cucharón un poco del líquido a cada molde, añadir las fresas cortadas y ponerlas en el congelador para que cuajen más rápidamente, durante unos 20 minutos. Cuando hayan cuajado, añadir el resto de la gelatina y dejarlas reposar unos 10 minutos en el congelador.
  5. Colocar los vasos en la nevera hasta que acaben de solidificarse. Cuando ya estén muy sólidos, verter cada molde en un plato con la ayuda de un cuchillo y decorarlo con unas fresas frescas.

© Sàpiens Publicacions. Todos los derechos reservados. C/ Premià, 15. 2a planta. 08014. Barcelona.

Con la colaboración de:

Receptes by CUINA utiliza 'cookies', tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística y facilitar el acceso y la navegación a sus usuarios. Más información Acepto